ilviolino  
 Chat  •  Buscar  •  Miembros  •  Grupos de Usuarios   •  Registrarse  •  Perfil  •  Entre para ver sus mensajes privados  •  Login





Aviso: Visitá ilviolino en Youtube: Conciertos, videos graciosos de música, animaciones y más! - Hacé click ACÁ

 MANUAL DEL MUSICO Cap. III: El Director Ver tema siguiente
Ver tema anterior
Publicar nuevo temaResponder al tema
Autor Mensaje
gstecko
Site Admin



Registrado: 02 Ene 2009
Mensajes: 271
Ubicación: Pto. Madryn (Chubut) Argentina
Reputación: 96.1Reputación: 96.1
Sexo:Este usuario es un Hombre

MensajePublicado: Dom Oct 30, 2011 1:36 am Responder citandoVolver arriba

El DIRECTOR:

Los Directores confundirán diminuendo con rallentando, y crescendo con accelerando. De este modo podrán ejercer su derecho a la libre interpretación de las obras.

A algunos directores les gusta escuchar su propia voz. Cuando necesiten hacer alguna indicación cortarán la música y harán lo siguiente:
1) decir qué está mal,
2) cantar cómo fue ejectuado,
3) cantar cómo lo quiere él (quizás con algún error de articulación),
4) decir cómo lo quiere,
5) escuchar las preguntas de un par de músicos, que le hacen notar que no cantó las articulaciones correctas,
6) decir: "sí, por supuesto, pero ese no era el punto", o algo similar,
7) cantarlo de nuevo, esta vez con las articulaciones correctas,
8 ) indicar desde dónde se retomará el ensayo, con número de compás,
9) ídem anterior, con letra de ensayo,
10) cantar de nuevo cómo quiere que sea ejecutado ese pasaje,
11) indicar un punto de comienzo distinto al anterior, que muchas veces resulta en "Da Capo",
12) quejarse de la falta de atención e indisciplina de los músicos.

Si luego de los dos primeros ensayos no hubiera más provecho que sacarle a una obra (o no se supiera cómo hacerlo), los maestros podrán repetir una y otra vez la composición durante toda la semana, haciendo énfasis sobre todo en las indicaciones que ya escribió de antemano el compositor en las partituras.

Mal director: trabaja los pasajes, exige notas, ritmo y afinación y peor aún, pretende que la orquesta haga silencio durante sus indicaciones, y como si esto fuera poco, también que las toque.

Buen director: les dice "muchachos" a los músicos (a los hombres, por supuesto). Asiste inalterable a todos los horrores posibles de pasajes, afinación o ritmo. Anuncia ¡CAFE! 12 minutos antes del final de la primera parte. Dice, ¡HASTA MAÑANA! 20 minutos antes del fin del ensayo.

Los directores deberán quejarse de la falta de puntualidad de los músicos para comenzar los ensayos, o luego de los intervalos, pero bajo ningún concepto los mismos deberán terminar puntualmente, sino siempre ANTES del supuesto horario de finalización. Cuánto tiempo antes dependerá de la siguiente regla: mientras más ensayo haga falta, antes se terminará el ensayo; mientras menos ensayo se necesite, más cerca de la hora se dirá el esperado “hasta mañana, gracias” (¡pero nunca después de la hora!)

EL CONCERTINO:


Es obligación del concertino estar constantemente enojado, porque sí.

Es obligación del resto de la orquesta odiar y hablar mal del concertino, también porque sí.

De vez en cuando deberá darse vuelta y decir: "¡bien, muchachos!". Ese es un estímulo que los ayuda (a los concertinos) a mostrar que no ocupan esa silla en vano.

En las bandas NO EXISTE la figura del “concertino”. De todas maneras, el primer clarinete se encargará de la afinación, de contestar las preguntas importantes que el director le haga, de recibir los saludos del mismo en los conciertos, etc. En fin, todas las funciones que el concertino de una orquesta desempeñaría. Es como decir: “sí, esto tiene gusto a queso, forma de queso, textura de queso, tamaño de queso, pero no es queso, es un pedazo de jabón”

LOS SOLISTAS Y SUPLENTES DE SOLISTAS:

Es obligación de todo solista: a) generar permanentemente en su fila un saludable ambiente de ineficiencia y desconfianza mutua, b) evitar a toda costa trabajar los pasajes, c) mantener siempre a su fila adecuadamente incompleta, d) hacer de la vida de su suplente un infierno; Por ejemplo: avisándole con un mes de anticipación que va a tocar de primero una obra llena de solos difíciles y a último momento decidir tocarla él, o bien a la inversa, o sea, decirle que descanse tranquilo en ese programa y mandar parte de enfermo a último momento, asegurándose de que al suplente lo llamen a tocar 20 minutos antes del ensayo general. Llamarlo después del concierto y hacer comentarios del tipo: "¿qué te pasó?, me contaron que tuviste algunos problemitas...".

Es obligación de todo suplente: a) mandar parte de enfermo cada vez que le corresponde tocar de primero, b) odiar al solista por principio y hablar muy mal de él, pero expresarle en toda ocasión la admiración y el respeto que le tiene, c) cuando el solista tenga solos importantes, tocarlos en el pasillo durante el intervalo, mucho más fuerte pero sobre todo mucho más rápido, incluso cuando sean largos o adagios.

Cuando alguna obra (Bolero de Ravel, por ej.) contenga solos que algunos solistas no puedan ejecutar, eliminarla automáticamente del repertorio. La posibilidad de que la toque otro integrante de la fila más capacitado (siempre hay al menos uno que lo está) quedará totalmente descartada.

Luego de tocar mal algún solo darse vuelta hacia uno y otro lado, poniendo mala cara, como si la culpa hubiera sido de algún colega, y de esa manera desviar la atención. Variante 1: mirar el instrumento como si en él estuviera la explicación de lo que pasó (esto puede usarse en combinación con la típica "soplada"). Variante 2: desplegar la más socarrona de las sonrisas y codear a los compañeros, como estando muy orgulloso del horror que se acaba de perpetrar.

Los solos deberán ejecutarse siempre más lentos, para hacerlos más expresivos.

Sin un solista está en una reunión de la "comisión de músicos" (que se realiza siempre durante un ensayo) es muy recomendable que el otro solista NO asista al ensayo, y que tampoco mande a otra persona a la reunión de comisión para así poder ensayar él. Por supuesto, en caso de contar con suplente, el mismo deberá tocar todos los solos en ese ensayo, pero jamás en el concierto.

LOS INSTRUMENTISTAS:

Percusionistas: ejecutar todo una semifusa (a veces una fusa) antes o después que el resto de la orquesta. Algunos que no entienden de estilos dicen que es un "problema de distancia". Los percusionistas nunca deben tener su equipamiento completo.

Instrumentistas de cuerda: odiar a los de viento y percusión porque "nunca tienen parte" y "se turnan cuando quieren" y "nosotros en cambio nunca despegamos el cola de la silla". Además "tocamos más notas que ellos y cobramos lo mismo!"

Instrumentistas de viento y percusión: odiar a los de cuerda porque "ellos son un montón y se esconden en la fila cuando no les salen los pasajes" y "nosotros siempre estamos poniendo la cara porque somos partes reales".

Metales: Si recibe del director la odiosa indicación de tocar más piano, al llegar su entrada haga el gesto de tocar pero no emita sonido alguno.
Bajo ningún concepto aportar sordinas. A lo sumo se podrá tener una sola sordina, que será utilizada cada vez que en la parte se pida "mute", sin importar que sea una "cup", "harmon", "plunger", "straight", etc.

Cada integrante de la orquesta deberá darse vuelta eventualmente, y observar fijamente, con cara de entomólogo, al/los colega/s que están tocando un solo. También poner cara de asco, hacer que no con la cabeza o mirar a su alrededor con una sonrisa entre mefistofélica y piadosa cuando un colega esta tocando o acaba de tocar un solo.

Pianistas de orquesta: evidenciar en su semblante la satisfacción que les produce tener parte "cada muerte de obispo". Sin embargo, aunque no tengan parte deberán circular constantemente por la sala de ensayos provistos de abultados portafolios y con aire de estar sumamente ocupados.

Organistas: evidenciar la misma satisfacción de los pianistas, y además a) mantener cuidadosamente la afinación de La=417 de su instrumento, b) mirar un ignoto punto del éter cuando el director les da la entrada, de manera que haya que parar y esperar que busque atropelladamente en su parte durante varios minutos (más de 10) y c) tocar siempre con una corchea de atraso con respecto a la orquesta.

Arpistas: afinar cuidadosamente La=431, atacar con total convicción el arpegio fortísimo del tutti un compás antes y atrasar minuciosamente en los acompañamientos de los solos de instrumentos de viento, de manera que éstos perfeccionen su fiato. A veces hacer lo opuesto: afinar La=455 con el argumento de que luego la afinación baja.

Si toca doble instrumento: nunca tenga listo el segundo instrumento sino hasta que pase el momento de usarlo, cuando el director detenga el ensayo para preguntar: ¿no tenemos píccolo? (o corno inglés, o lo que sea)

Oboístas: sacarán su caña 10 segundos antes de su solo y la soplarán produciendo el "sonido de pato" (similar al que algunos ejecutantes usan para los solos, pero en este caso sin el instrumento), sin importar lo que esté sucediendo en ese momento musicalmente: pasajes pianísimo, otros solos, silencios, etc.

MÚSICOS vs. DIRECTORES

Inmediatamente después de que el director haya corregido un pasaje, ejecutarlo sin la corrección realizada. Al día siguiente preguntarle al director (en lo posible interrumpiéndole otras indicaciones que pueda estar dando en ese momento) si vale dicha corrección.

Cuando el director está haciendo alguna indicación, estudiar pasajes, conversar con los compañeros sobre el partido de fútbol del día anterior, arreglar los cambios, etc. Ejecutantes de cuerda dejar caer los soportes (esto también vale durante la ejecución de pianíssimos, especialmente en los conciertos). Ejecutantes de instrumentos de metal dejar caer sordinas.

Ejecutantes de maderas dejar caer destornilladores, pinzas, cuchillos para cañas o cubre-boquillas. Ejecutantes de instrumentos de percusión dejar caer algún accesorio, sobre todo los platillos, cuyo sonido tarda mucho en apagarse.

Cuando falten cinco minutos para terminar el ensayo y el director esté urgido en terminar de resolver un pasaje complicado, deje de tocar y empiece a guardar su instrumento. Si el director se atreve (no siempre ocurre) a recordarle que faltan cinco minutos, mire su reloj con cara de sorpresa y vuelva a sentarse. Tómese su tiempo para volver a sacar su instrumento y, sobre todo, NO pida disculpas.

Cada vez que el director anuncie que se va a proseguir el ensayo con otra obra, deje en su atril la particella anterior y tóquela. Esto produce gran hilaridad entre los colegas y aporta al clima festivo del ensayo. Si recibe algún comentario histérico desde el podio, simplemente devuelva una mirada de desprecio.

Cuando el director le haga algún comentario tipo "La tercera corchea del compás tal, por favor, si bemol..." conteste "Eso fue lo que toqué" y mire a los atriles cercanos con gesto de compasión hacia las deficiencias del señor que está en el podio. Otra opción es mantenerse completamente inmutable, como si no fuera a Ud. a quién él se está dirigiendo. No cometa jamás el error de asentir con la cabeza, admitiendo de esa manera que Ud. Se equivocó y que el director tiene razón.

Si usted está en las últimas filas (percusión o bronces) esté atento a alguna larga explicación del director sobre un pasaje (siempre hay una, por lo menos) y una vez que terminó dígale que no se oye, y que lo repita en voz más alta.

Cuando estén repasando por enésima vez algún pasaje difícil, y siga saliendo mal, con voz discreta pero audible, recuerde lo bien que había salido el año anterior con... [nombrar algún director].

Pregunte al director si escuchó la versión de Bernstein de lo que está ensayando. Insinúe que podría aprender un par de cosas. Esto también es bueno: pregúntele si es la primera vez que dirige esa obra.

Cuando algún pasaje no sale y la parte estuvo en la carpeta con anticipación más que suficiente, enojarse con el director y justificarse diciendo que uno está "leyendo", que el tempo está demasiado rápido o demasiado lento, que hace mucho frío, o mucho calor, etc.
Discutir con el director sobre matices, articulaciones, notas y tempo, sobre todo defendiendo lo que ha sido escrito con lápiz en nuestras partes, quién sabe cuándo y por indicación de quién.

Sugerirle constantemente a los directores, sobre todo a aquellos más inexpertos, mejores maneras de lograr lo que todos y cada uno de los músicos creen que hace falta.

Mucho tiempo después de que haya pasado cierto pasaje pregúntele al director si su "Do sostenido" (por ejemplo) estuvo afinado. Esto es especialmente efectivo si el pasaje en cuestión no tenía esa nota o si uno no estaba tocando en ese pasaje. Si él se da cuenta, hacer como que se está corrigiendo algo en la parte.

Cuando el director mencione algún número de compás decirle, de mala manera: "tenemos letras de ensayo, no números", y viceversa.
CONTAR la cantidad de veces que el Director corta para dar indicaciones, diciendo en voz baja (pero audible) el número, inmediatamente antes de retomar la música.

En aquellos organismos sinfónicos que cuentan con "autogestión" (privilegio que permite nombrar a los propios directores), bastará conque uno o dos músicos odien a un director para que ese director JAMÁS sea traído a dirigir. No dejarán pasar cualquier oportunidad para contar por qué ese director no tiene que dirigir "nuestro" organismo, mencionando hechos que sucedieron hace muchos años, en otras orquestas. Muchas veces esos hechos serán inventados, pero no habrá forma de comprobarlos.

Observación, redacción, recopilación y/o ampliación:
Daniel Kovacich y Daniel Blech (1999 - 2004)

Colaboraron: ML, GB, VS, Rubén Woods, MS, FU, Photoman,
y otros que eligieron permanecer en el anonimato

"Ensayos de obras a estrenar" fue escrito por el compositor argentino Roberto Pintos, y publicado en el nro. 39 de Claves Musicales

El capítulo 6 tiene varios aportes de Rubén Woods, fagotista y webmaster de la
página web de la Orq. Filarmónica de Mendoza)

Contiene también fragmentos de la "Guía para instrumentistas
de orquesta (para poner a los directores en su lugar)" de
Donn Laurence Mills, y de "ADDENDA A LA GUIA PARA
INSTRUMENTISTAS", de E.Acher.

_________________
<a href=\"mailto:contacto.ilviolino@gmail.com\\\">Gustavo F. Stecko</a>
Ver perfil de usuarioEnviar mensaje privadoEnviar email
Mostrar mensajes de anteriores:      
Publicar nuevo temaResponder al tema


 Cambiar a:   



Ver tema siguiente
Ver tema anterior
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro




Powered by phpBB © 2001/3 phpBB Group :: FI Theme :: ilviolino
mostrar

Crea tu foro | foros de Formación | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para hosting especialidado en foros phpbb ssd en Desafiohosting.com